Traçant Camins tiene como objetivo acercar la realidad de las personas refugiadas y solicitantes de asilo que se encuentran buscando trabajo, al tejido empresarial y productivo de Cataluña, a través de visitas a empresas. El proyecto, pionero en la comunidad autónoma, está impulsado por la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR), que trabaja con las personas refugiadas que llegan a Barcelona y las acompaña en su experiencia vital para facilitar su integración social y laboral.

El colectivo de atención del CCAR, tiene orígenes e historias de vida diversos, pero todos tienen en común que tuvieron que abandonar sus países de procedencia por situaciones que vulneraban sus derechos humanos. Mediante una atención individualizada, el trabajo transversal por parte de un equipo multidisciplinario y un programa de formación en idiomas y herramientas digitales, la entidad fomenta la autonomía y el empoderamiento de las personas atendidas, para que pasados los primeros seis meses de estancia que legalmente se necesitan para obtener el permiso de trabajo, puedan encontrar un puesto.

Durante el encuentro en Asproseat, Ramon Vives, director general de Asproseat, ha acompañado al grupo de visitantes de la sexta edición de Traçant Camins, para que conocieran las actividades  que se llevan a cabo en el centro especial de empleo y tuvieran una aproximación del funcionamiento del tercer sector. Entre las secciones visitadas, observaron las sales de envasado por retractilado y embolsado, las líneas de alta frecuencia, encelofanado y manipulados, y el almacén vertical.